Consejos para quemar grasa abdominal rápidamente.

Es ampliamente conocido que el exceso de grasa en el cuerpo puede ser perjudicial para la salud, pero la mayoría de las personas no están conscientes de que la grasa que se acumula alrededor del abdomen es particularmente peligrosa.

Las personas con cuerpos en forma de manzana (grasa corporal almacenada alrededor del estómago) tienen un mayor riesgo de varias enfermedades y afecciones, incluyendo enfermedades del corazón, diabetes, presión arterial alta, derrame cerebral, apnea de sueño y ciertas formas de cáncer que las personas con forma de pera cuerpos ( más grasa almacenada en la parte inferior del cuerpo , esto es, en las caderas , las nalgas y los muslos ) .

Hay dos tipos principales de grasa que se acumulan en el abdomen.

La grasa visceral, la cual se acumula bajo los abdominales y se deposita entre los órganos internos.

Este es el tipo de grasa abdominal que le da al estómago la forma de lo que comúnmente conocemos como una "panza de cerveza", en la que sobresale el abdomen, pero al mismo tiempo se siente duro al tocarlo.

La grasa subcutánea, la cual se almacena debajo de la piel.

Este tipo de grasa es la que le da al vientre una apariencia flácida tambaleante.

Ambos tipos de grasa abdominal pueden ser perjudicial para la salud, pero la grasa visceral es aún más.

Comprometerse con una dieta sana y un régimen de ejercicio es la mejor manera quemar la grasa abdominal, ya sea visceral o subcutánea. Los factores dietéticos que pueden ayudar a combatir la grasa del vientre se discuten a continuación.

# 1: Reducir las calorías, especialmente en la noche, es una de las mejores formas para quemar grasa abdominal.

Para perder grasa corporal, incluida la grasa abdominal, usted tendrá que crear un déficit de calorías, ya sea mediante la reducción del consumo de alimentos o consumir alimentos con menos calorías y obligar a su cuerpo a recurrir a las reservas de energía (como la grasa almacenada en el cuerpo) o mediante el aumento de actividad física.

Para perder 1 libra por semana, es necesario crear un déficit de 3.500 calorías por semana. Esto se puede lograr con tan solo reducir 500 calorías diarias  (500 calorías x 7 días = 3.500 calorías).

La mayoría de los profesionales de la salud recomiendan la creación de un déficit calórico de 3,500 a 7,000 por semana para una pérdida de peso saludable y exitoso.

Un déficit extremo (un déficit de más de 7,000-10,500 calorías por semana) puede poner en peligro las funciones corporales e incluso dar lugar a alteraciones del ritmo cardíaco, que puede ser fatal.
En su afán por quemar la grasa abdominal lo más rápido posible, muchas personas tienden a tratar de cortar tantas calorías como les sea posible; sin embargo, cortar demasiadas calorías puede también ser contraproducente para los esfuerzos de pérdida de peso, ya que las dietas muy bajas en calorías aumentan la actividad de las enzimas que almacenan grasa y disminuyen la actividad de las enzimas quemadoras de grasa en el cuerpo.

Además, el reducir demasiadas calorías puede acelerar la pérdida de masa muscular magra y disminuir la producción de la hormona tiroidea, que se traducirá en una disminución en la tasa metabólica y por lo tanto causará una disminución de las calorías que se queman durante todo el día.

Para que tengan mejores resultados, además de restringir la cantidad de calorías consumidas, las personas con exceso de grasa abdominal deben prestar atención a las horas del día en que ingieren los alimentos. En general se recomienda que en lugar de comer dos o tres veces al día, se ingiera la cantidad de alimentos que vayan a consumir distribuida en  5-6 comidas pequeñas.

Esto le ayudará grandemente a normalizar el metabolismo y reducir los antojos por dulces y almidones. El desayuno debe ser la comida más importante del día ya que un buen desayuno ayudará a poner en marcha a su metabolismo y a quemar más grasa abdominal durante todo el día.


# 2: Limite el consumo de alcohol

El alcohol es muy alto en calorías: 7 calorías por gramo, casi tantos como en un gramo de grasa. La mayor parte del alcohol que no es digerido, el hígado lo convierte en acetato y luego es liberado al torrente sanguíneo. La grasa se puede ver como uno de los combustibles que mueven nuestros cuerpos y varios estudios han demostrado que nuestros cuerpos prefieren utilizar el acetato en lugar de otros combustibles, en particular la grasa, poniendo así los frenos en la pérdida eficaz de grasa abdominal. Además, una bebida alcohólica, ya sea antes, o durante una comida, se ha demostrado que aumenta la cantidad de calorías en la comida.

# 3: Tenga cuidado con las grasas, pero no elimine las grasas buenas por completo

No cabe duda de que una comida que contenga mucha grasa puede conducir a la acumulación de grasa en la zona abdominal y otras partes del cuerpo.

La grasa contiene más del doble de calorías que las proteínas o los hidratos de carbono. Un gramo de grasa proporciona 9 calorías mientras que un gramo de carbohidratos o proteínas contiene 4 calorías. Además, contrariamente a las creencias comunes, de todos los macronutrientes, las grasas son las que menos te hacen sentir satisfecho o satisfecha (te da hambre más pronto después de una comida con mucha grasa que después de una comida rica en fibra, hidratos de carbono o proteínas).

La grasa también tiene un efecto termogénico bajo, es decir, el cuerpo utiliza muy poca energía para la descomposición de la grasa (sólo 0-3 por ciento de su valor calorífico). Por otro lado, la proteína tiene un efecto termogénico alto (20-30 por ciento), lo que significa que el cuerpo quema una parte significativa de las calorías proporcionadas por una comida rica en proteínas en el proceso de descomposición y la digestión de la comida.

Dicho esto, es importante no eliminar por completo todas las grasas de la dieta. Los ácidos grasos esenciales que se encuentran en grandes cantidades en alimentos como nueces, semillas, pescado y granos enteros sin refinar - son absolutamente necesarios para el buen funcionamiento del cuerpo. Estas grasas no pueden ser sintetizadas por el cuerpo y por lo tanto se deben obtener a través de las comidas que consumimos.

Sin embargo, las grasas saturadas – que se encuentra en alimentos de origen animal como la carne y los productos lácteos, deben ser evitadas.

Estas grasas se ha demostrado que tienden a ser acumuladas en nuestros cuerpos y por lo tanto nos conllevan al aumento de peso.

Cierto es que el cuerpo necesita grasas saturadas en cantidades muy pequeñas para algunos fines particulares , pero también es cierto que el cuerpo es capaz de sintetizar sus propios ácidos grasos saturados cuando sea necesario.

Otro tipo de grasas son las grasas trans, las cuales deben ser completamente eliminadas de nuestras dietas. Estas grasas se forman en un proceso químico que los fabricantes de alimentos utilizan para convertir los aceites líquidos en grasas sólidas y para aumentar la vida útil de los alimentos. Con mayor frecuencia se encuentran en los alimentos fritos, manteca vegetal, margarina dura, galletas, papas fritas y productos horneados.

Además de sus otros efectos perjudiciales sobre la salud, las grasas trans pueden provocar un gran aumento de peso, incluso cuando se controla la cantidad de calorías que consumimos.

Para que tengas una mejor idea de lo mucho que te pueden afectar este tipo de grasa en tu camino hacia la pérdida de peso abdominal; mira los resultados de un estudio recientemente realizado.

En este estudio realizado en monos, un grupo fue alimentado con una dieta de estilo occidental que contenía grasas trans y otro grupo con una dieta que contenía este tipo de grasas. Todos los monos recibieron la misma, modesta cantidad de calorías. Los monos que consumían grasas trans ganaron un 7,2 por ciento en peso corporal, mientras que el otro grupo solo obtuvo un aumento de peso de un 1.8 por ciento.

Continuar

 

 
 
 
 

 

Derechos Reservados 2013. AlimentosSaludables.org